AUDIO | Carnet de la patria se inspira en China para vigilar a los venezolanos

131

«¿Cómo esta gente sabe eso?”, se preguntaba una pareja de profesionales residenciada en Vargas mientras se adentraba en el sistema patria. La mujer de 48 años ayudaba a su compañero de 56 a confirmar cierta información para convertirse en beneficiarios del subsidio de gasolina, que el mandatario Nicolás Maduro anunció en agosto de este año. Pero con cada click la incomodidad de ambos aumentaba al punto de sentirse vigilados.

La plataforma les hizo corroborar datos que no habían suministrado antes, ni cuando el padre de familia sacó el plástico en Catia La Mar con solo una copia de la cédula de identidad y su dirección. Validaron que era jubilado, que tenía un vehículo, que no tenía miembros de su familia que dependían económicamente de él, que recibía las cajas de los Comités Locales de Abastecimiento y Producción (Clap), quién era la coordinadora del Clap en su urbanización y quiénes conformaban su núcleo familiar, entre los que aparecieron su madre, padre e hija.

“Me imagino que no salí en su árbol genealógico porque nosotros dos no estamos casados legalmente. Si no, hubieran sacado esa información del registro. No creo que sea por no tener el carnet, porque mi niña de 11 años tampoco lo tiene”, razona la mujer.

La información que les arrojó la página proviene de distintas bases de datos de instituciones públicas, como el Registro Electoral (RE), el Servicio Nacional Integrado de Administración Aduanera y Tributaria (Seniat), el Instituto Nacional de Estadísticas (INE) y diversas carteras ministeriales. También de la banca del Estado, pues el hombre pudo corroborar la existencia de su cuenta en el Banco de Venezuela. Incluso, el sistema patria almacena aportes de los consejos comunales y las Unidades de Batalla Hugo Chávez (Ubch).

Pese a ya tener esa información, el Gobierno les hizo saber que conocía sus datos personales, que los relacionaba y que los podía asociar a un documento de identificación que dejó obsoleta a la cédula de identidad. “Generan la sensación de que saben en lo que estás”, confiesa la ama de casa.

¿Qué tan útil fue esta publicación?